Sueño








Sueño,

destiempo de
l destiempo del.
El río místico de la infancia eterna.






Árboles blancos con pétalos sonoros.
La luminosidad que prematura y epiléptica
me va pariendo cada noche.






Mi sueño me ro
za con desnudez.
Ninguna piel alcanza.

Ninguna boca sirve para hablar.







Adentro, la vida se sucede y se deshace.
Pedazos de universos líquidos
unen versos
que al despertar son aplastados cuerpos que.


Sueño que te sueño que te sueño qué.





8 comentarios:

Cíclopa dijo...

El Dr. Frederik van Eeden, uno de los primeros psicoterapeutas, experimentó personalmente el estado del sueño -lúcido-. Basándose en sus propios sueños estableció en 1913 una clasificación de los sueños en 9 categorías. Una observación realizada en uno de sus sueños lo hizo "lúcido". Tenía la impresión de desplazarse flotando, en el aire, por encima de un paisaje de árboles sin hojas. Un hecho le llamó la atención: durante su recorrido aereo las ramas y ramitas de esos árboles se modificaban a sus ojos exactamente tal y como la forma de los objetos parece cambiar en el estado de "vigilia" para un observador que se mueve. Pensó que ese espectáculo no podía ser imaginario, que su imaginación no sería capaz de reproducir una semejante conformidad con las leyes de la perspectiva. Esa reflexión le hizo consciente de que se encontraba en el dominio de los sueños.

Gabriel dijo...

Una vez hablamos de ese estado de lucidez en el pasaje del sueño a la vigilia.
Una vez leí acerca de ciertos trucos o comprobaciones para saber si estamos soñando o no.
Que curioso, saber, en el sueño, que estamos soñando.
Gracias por la información, Natalia.
Un beso

PD: gracias por tus letras.

Cíclopa dijo...

Los cíclopes
sueñan
hacía su otro ojo.


Cíclopa

Gabriel dijo...

Y el ojo soñado
es el mismo,
y no.

Anónimo dijo...

El sueño es escurridizo. A mi me pasa que cuando estoy a punto de darme cuenta que estoy soñando, pum!, me despierto súbitamente. A veces aliviada, a veces decepcionada.
Saludos Gabriel, luego de una laaaarga ausencia.

Gabriel dijo...

Tan escurridizo como la realidad.
El mundo es un casi
Que bueno que volviste, Ananké.
Un abrazo.

Sylvaine Vaucher dijo...

Gabriel, tengo también mi sueño, cuando tú effeuilles la luz, estiras el tiempo, y das de los colores el tinte de un sueño con sin embargo tiene instantes de desesperación y un acento de locura que balbucea. Te abrazo sobre los ojos.

Gabriel dijo...

Son muy dulces tus palabras, Sylvaine.
Benditos tus ojos.