Los amantes


¿Quién los vé andar por la ciudad
si todos están ciegos?
Ellos se toman de la mano: algo habla
entre sus dedos, lenguas dulces
lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la deriva
hacia muertes de cesped, hacia puertos
que se abren entre sábanas.
Todo se desordena a través de ellos,
todo encuentra su cifra escamoteada;
pero ellos saben
que mientras ruedan en su amarga arena
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura,
empiezan a salir los ciegos,
el ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez mas antes de oler el día.
Ya están vestidos, ya se van por la calle.
y es solo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos.

Julio Cortázar

6 comentarios:

MaleNa - La Porteña dijo...

Se nota que cuando Julio escribió estás letras, iba tristoneando por la ciudad.

Sabés lo imagino, caminando por Libertad y Córdoba, ni sé porque.

Abrazo XL.

Gabriel dijo...

Si, posiblemente. Y un día de lluvia, quizás...

Elle dijo...

Cortázar es como un poeta japonés
MASAHIDE (Japón-1656)

Me voy cual ave
y soy como la luna
del agua amigo.

Simple como el agua.

Gabriel dijo...

Simple como el viento.

il dijo...

Simple como aire.

(...) dijo...

Muy cierto, pero estoy de acuerdo con Malena, se sintió tristeza ahi al leerle.